Blog |

Aluminosis

Ana Amelia Patiño Esteo | 19 de diciembre de 2016

Intro

La semana pasada finalizamos una serie de entradas sobre la vivienda social en las cuales tratábamos desde sus orígenes legislativos hasta los materiales que se utilizaban. En el tema de materiales hablamos ligeramente sobre el problema que la aluminosis ha supuesto en muchos casos.

¿Qué es?

La aluminosis es una patología estructural que se ha dado en los hormigones aluminosos. Especialmente se manifiesta en las viguetas de los forjados, ya que al volverse más poroso es menos resistente mecánicamente. Esto se debe a que su estructura original hexagonal ante ambientes de alta humedad y temperatura cambia su estructura a cúbica.

Esta porosidad extra hace que se produzcan oxidaciones en las armaduras estructurales.

¿Cómo se manifiesta?

Principalmente se suele detectar gracias a la aparición de grietas en forjados, especialmente en las cubiertas y las partes que tienen más contacto con los agentes atmosféricos exteriores.

Otras de las manifestaciones, son flechas, manchas de óxido así como deformaciones. La medición de estas es esencial para determinar el peligro que supone esa estructura y lo avanzada que esté la aluminosis.

Una de las señales más evidentes de que se encuentra en un estado avanzado son las manchas de óxido, ya que aunque el hormigón se encuentre carbonatado, puede que no haya penetrado la humedad hasta la armadura.

Cuándo y dónde

A pesar de que su uso hoy en día está prohibido para estructuras se utilizó mucho en España entre los años 50 y 80, con una resultante de muchos edificios afectados, especialmente aquellos que se encontraban cerca de ambientes húmedos como la costa o ríos.

Uno de los casos más resonados fue el estadio Vicente Calderón que vio su estructura afectada especialmente gracias a gases tóxicos de la M-30 y la humedad del Manzanares.

 

En la actualidad

Hoy en día casi todas las obras que fueron realizadas con este material han sido tratadas, y gracias a su prohibición para uso estructural se frenó que esta patología fuera cada vez más y más común.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *