Logo LC3
menu

Brutalismo. La necesidad de expresar en bruto

7 de febrero de 2019 | | Arquitectura e interiores, Blog, Referentes

Hasta ahora hemos hablado de pocas corrientes, de pocos estilos. Por eso hoy vamos a hablar del brutalismo.

Quizá te suene por algunas entradas como la de Le Corbusier, en la que nombrábamos este estilo porque, por un lado él fue quien lo comenzó y por otro fue su primer exponente.

El brutalismo

El brutalismo es una corriente de arquitectura que se originó en Francia y que consiste principalmente en dejar los materiales (sobre todo el cemento) al descubierto, tal y como se aplican en la obra. Aunque se comenzó a utilizar a principios del siglo XX el término no sería acuñado hasta finales de la década de los 50.

La mayoría de las obras que se desarrollaron entonces se encuentran sobre todo en Francia, Alemania y Suiza, de la mano de Le Corbusier, principalmente antes del 55. A partir de ahí se comenzaron a expandir por otros países tanto dentro de Europa como en otros continentes como América o Asia.

Obras

Probablemente las obras más relevantes de este movimiento arquitectónico correspondan con las primeras de su creación y luego algunas otras que han tenido repercusiones en el futuro.

Una de ellas sin duda es de la que ya hablamos: Unité d’Habitation. Fueron varios edificios aunque sin duda el más conocido es el de Marsella.

Imagen de Unité d’habitation
L’Unité d’Habitation

Sin embargo, junto a Unité d’Habitation, la casa Jaoul se considere probablemente la primera obra del brutalismo. Se sitúa en París y deja ver los materiales de una manera bastante más sutil que lo que veríamos más adelante. Se trabaja la madera, el hormigón y los ladrillos como no se había considerado antes, y esto lo hace espectacular.

Casa Joaul. Primera obra del brutalismo
Casa Joaul

Un edificio que podemos encontrar en América latina, por ejemplo, es la Basílica Catedral Nuestra señora de la Altagracia en Higëy, República Dominicana. Su geometría nos recuerda a lo que más adelante se construiría y en lo que evolucionaría un grupo de arquitectos que siguieron esta corriente.

Basílica Catedral Nuestra Señora de la Altagracia
Basílica Catedral Nuestra Señora de la Altagracia

Herencia

A partir de los años 70 este estilo comenzó a estar en declive, dando paso a una serie de resultados ornamentales dignos de los neo, con molduras y columnas hiperdecoradas. No obstante todos aquellos que creían en las bases, los fundamentos, de esta manera de crear avanzaron hasta una nueva corriente, que se convertiría en estilo denominado High-Tech.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *