Temas ¿No encuentras algo?

Suscríbete

Seleccione todas las formas en que le gustaría recibir noticias de LC3:

Puede desuscribirse en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visite nuestro sitio web.

Usamos MailChimp como nuestra plataforma de comercialización. Al hacer clic a continuación para suscribirse, usted acepta que su información se transfiera a MailChimp para su procesamiento. Conozca más sobre las prácticas de privacidad de MailChimp aquí.

Blog | Diseño

El plagio

Ana Amelia Patiño Esteo | 16 de enero de 2017

Introducción

Hoy en día encontramos un montón de obras y documentación que ha sido generada bien por gusto propio, bien por necesidad de conservación de documentos o por otras razones. Bien es sabido que si las palabras no quedan escritas se las lleva el viento.

¿Qué es?

El plagio es, como se define en la RAE “copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias”. Plagiar nos hace perder credibilidad como profesionales y personas, ya que la apropiación ajena de contenidos es algo que a nadie le gustaría que le hicieran.

¿Dónde lo encontramos?

Como ya hemos podido dejar ver, el plagio se puede dar en multitud de campos, desde la literatura, la redacción de documentos, obras de arte, proyectos de diseño, etc… Es importante distinguir el plagio del homenaje en el cual, mediante un lenguaje (en obras plásticas, visual, y en obras escritas, literario) y evidente reproducción, se pretende dejar ver la admiración (o crítica) hacia un autor u obra. El homenaje es divertido y hace ver que el espectador es digno de la obra del autor por conocerlo. Hace ver que el autor y el espectador están conectados ya que tiene un guiño que ambos comparten.

Algunos ejemplos de homenaje

En el cine y las series de televisión es donde encontramos los ejemplos más claros de homenaje. Por no ir más lejos, la serie Los Simpson tiene un sinfín de homenajes a películas de cine de culto como este en el que se referencia a La naranja mecánica:

Otra referencia bastante más actual que hace homenaje a toda una serie de películas, series, y cultura es la de Stranger Things a los 70 y sobre todo a los 80. Aquí solo muestro un ejemplo de todas las escena homenaje que podemos encontrar a lo largo de los ocho capítulos que hacen la primera temporada en la que hace referencia a ET:

¿Es necesario referenciar?

La respuesta es siempre sí. Ya no simplemente porque violarías el trabajo de otro poniéndolo a tu nombre (podéis consultar la ley de propiedad intelectual), sino porque moralmente no es aceptable robarle el trabajo a otro y ponerle la placa con tu firma. Eso es injusto, y cualquier persona que creara algo alguna vez sabe que que le reconozcan el trabajo es justo y necesario.

Conclusión

El plagio es algo serio que se debe evitar a toda costa, y para ello debemos de tener en cuenta referenciar a los autores de las obras que utilizamos y en las que nos inspiramos, porque a ninguno nos gustan que utilicen nuestras ideas sin nombrarnos.

Y vosotros, ¿qué opináis de todo esto?

Una respuesta a “El plagio”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *