Blog | ,

Materiales en la vivienda social

Ana Amelia Patiño Esteo | 05 de diciembre de 2016

Tras haber hablado sobre los promotores de la vivienda social y la legislación que ha llevado esta tarea, hoy hablaremos sobre los materiales y su evolución, así como algunas patologías asociadas a algunos de los tipos de construcción de estas viviendas.

El principal objetivo de estas viviendas era ser lo más económicas posible, por lo que siempre utilizaban los materiales que se encontraban más próximos a la construcción y cuyos costes de extracción, fabricación y transporte no fueran excesivos. Un ejemplo de esto es la fábrica de ladrillo que se está utilizando en este tipo de viviendas hasta en la actualidad.

A finales del siglo XVIII y hasta bien entrado el siglo XX las viviendas aún se realizaban con una estructura (sin cimentación en la mayoría de los casos) de madera o con muros de carga de mampostería o de fábrica de ladrillo con tabiques de fábrica de ladrillo. Las patologías asociadas a estas construcciones vienen dadas por un lado con hongos que afectan a la madera. Los muro de carga a su vez también tienen sus patologías entre las que destaca la humedad, sobre todo en la parte inferior del material, absorvido por capilaridad al existir una ausencia de cimentación ni ningún tipo de aislamiento con el suelo.

A partir de los 60

Hacia los años 60 y 70 del siglo XX ya se comenzaron a hacer bloques de viviendas de más de tres plantas en los que la estructura era de hormigón y, en algunos casos, hormigón armado. Ya existía una cimentación. Muchas de estas viviendas se realizaron con cementos aluminosos, que hizo que desarrollaran una de las patologías más conocidas en este tipo de viviendas, la aluminosis. La aluminosis es una patología estructural en la que se ve modificada la composición química del mortero utilizado, haciendo que pierda resistencia y se degrade rápidamente.

wall-of-bricks-445604_1920

Actualmente, y desde hace un par de décadas, esta tendencia de materiales está tendiendo hacia la construcción rápida, con estructura de hormigón armado, fachadas de fábrica de ladrillo (muchas veces revestido) que incorporen cámara de aire para un mejor aislamiento térmico e interiores de cartón-yeso, que hace que la construcción sea más rápida y se abaraten costes de mano de obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *