Temas Busca lo que quieras

Arquitectura e interiores | Blog

Sistemas de climatización

| 18 de julio de 2016

En anteriores entradas hemos estado tratando la autosuficiencia y la eficiencia energética, en donde definimos que uno de los puntos más importantes a la hora de tener en cuenta el ahorro de energía que suponen ambos conceptos es la climatización del lugar y la optimización de los recursos que utilizamos.

Los sistemas de climatización son instalaciones que nos ayudan a tener un confort térmico constante. El confort térmico es un estado completo en el que se encuentran en bienestar los individuos de un lugar mental, física y socialmente; es decir, lo bien que se encuentran unas personas en un lugar, ¿no has sentido nunca que en unos sitios te encuentras mejor que en otros por el mero hecho de estar ahí?

Para lograr un confort térmico hay que tener en cuenta algunos factores, ya que es una definición ambigua y dificilmente medible. Influyen el factor humano (la vestimenta de los individuos, su metabolismo, la actividad física, etc), el aire (la temperatura, la humedad relativa y la velocidad de renovación) y el espacio (en el que se tiene que tener en cuenta la radiación solar, la temperatura exterior, la ventilación, la ocupación, la iluminación y los equipos electrónicos).

¿Qué tipos de sistemas de climatización existen?

Existen diferentes clasificaciones para la definición de los sistemas de climatización por ejemplo, dependiendo de los sistemas de emisión, del transporte primario o secundario, del tratamiento del aire… Aunque principalmente hablaremos sobre su clasificación dependiendo de su naturaleza, es decir, qué tipo de combustibles emplean.

De esta forma podemos advertir que nos encontramos con sistemas de climatización en los que predomina la utilización de combustibles tradicionales (principalmente combustibles fósiles como gasolina y gas natural) y sistemas de climatización basados en energías renovables, que apuestan por la sostenibilidad (como pueden ser la ventilación cruzada de la que hablaremos en las próximas entradas).

Aislamiento térmico

Aislamiento térmico

El aislamiento térmico es uno de los puntos fundamentales a la hora de tener un buen sistema de calefacción o refrigeración, ya que sin este encontramos un consumo mayor de energía (hasta un 15%) en los sistemas de climatización. Sin embargo, si contamos con un buen sistema de aislamiento térmico incrementamos la eficacia del sistema utilizado y encontramos una recuperación de la energía residual que podría ser desperdiciada.

A la hora de realizar este aislamiento tenemos que tener en cuenta que no tan solo tenemos que aislar la vivienda del exterior, sino que, para aprovechar toda la energía que se nos brinda de forma natural, tener unas aperturas para la misma. Es decir, por ejemplo realizar un aprovechamiento de la energía solar en invierno y una disuasión de la misma en verano, regulada, por ejemplo, mediante contraventanas. En los vanos, por lo tanto, es muy importante la carpintería que se escoja en el proyecto y el aislamiento exterior dado.

Normativa

Actualmente en España el reglamento que rige los sistemas de climatización es el RITE (Reglamento de las Instalaciones Térmicas de los Edificios), en la que se tiene en cuenta todos los sistemas de climatización posibles y cómo deben instalarse.

Por lo tanto podemos decir que un sistema de climatización es muy importante para el bienestar de los usuarios de un local o de un espacio, que además está regulado y que no necesariamente su uso tiene que comprometer el medioambiente o el bolsillo del dueño de la propiedad.

 

Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr

Entrada anterior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *