Blog |

Un montón de sillas

Ana Amelia Patiño Esteo | 12 de septiembre de 2016

Hoy toca una entrada muy personal, y es que os voy a contar por qué las sillas despiertan tanta espectación. No solamente soy yo la única a la que le apasionan las sillas, sino que hay muchos profesionales a mi alrededor de mi propio gremio, incluso personas ajenas al mismo por completo que se ven fascinados por completo por el arte de las sillas.

silla

Y es que, señores, hay pocas cosas tan naturales como descansar. Es algo necesario. Y descansar no es simplemente dormir, sino también lo es aposentarse, postrarse y dejar que el cuerpo se relaje. La función de las sillas es esta, bueno, esta y ayudarnos a completar todas nuestras tareas diarias de forma más eficiente. Se podría decir que la silla es un gran invento.

De hecho, aunque nunca se hayan parado a pensarlo, todos los momentos conocidos por la humanidad han tenido un asiento, sea más alto, más bajo, más rechoncho, más eficiente, más pesado o más ligero han tenido un asiento. Y es que este paso del tiempo a lo largo de la necesidad de descansar de forma no intensiva ha tomado parte y ha formado una gran obsesión para muchas personas. Podemos, incluso, conocer a qué época ha pertenecido o en qué época está inspierado un asiento solamente por las patas, por su forma y sus materiales (o aquellos a los que quiere imitar).

sillas

Y es que aunque nuestra profesión no es sobre decoración, ni mucho menos, sí que está ligada a esta y es bastante interesante poder estudiar cuando vas a cualquier sitio cómo se ha terminado de realizar la distribución, la elección de los acabados para la creación de ambientes. En este punto entra la estética y los otros atributos de los asientos (y el resto de decoración) escogidos, como la ergonomía o la calidad de los materiales.

Un ejemplo de esto es una de las obras del estudio Savvy, La peñita de Jaltemba en la Playa del Carmen, Caribe de México:

Savvy - La peñita de Jaltemba

Es por esto que pese a que existen otro tipo de ornamentación que podría acaparar nuestra atención hay determinados elementos que son más efímeros, y que precisamente por esta condición tendemos a tratarlos con más cariño y cuidado. Estos hacen que cada sitio, en sí mismo sea especial, evocan unas sensaciones características que marcan al usuario (normalmente ocasional) para que no olvide dónde ha estado y cómo ha sido.

Otro elemento fundamental para llegar a este tipo de sensaciones es la iluminación, pero sobre ella hablaremos más adelante, porque también es característica en cada momento y puede hacer que las sensaciones y los sentimientos estén influídos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *