Temas ¿No encuentras algo?

Suscríbete

Seleccione todas las formas en que le gustaría recibir noticias de LC3:

Puede desuscribirse en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visite nuestro sitio web.

Usamos MailChimp como nuestra plataforma de comercialización. Al hacer clic a continuación para suscribirse, usted acepta que su información se transfiera a MailChimp para su procesamiento. Conozca más sobre las prácticas de privacidad de MailChimp aquí.

Arquitectura e interiores | Blog

Ventilación cruzada

Ana Amelia Patiño Esteo | 16 de agosto de 2016

Por salud y por confort es necesario realizar una instalación de aire acondicionado, ya que es preciso tener una climatización de la temperatura así como un control de la calidad del aire ya que el metabolismo de las personas que habitan, su actividad y otro tipo de componentes hacen que la calidad del aire empeore o afecte a la salud de los usuarios que se encuentran en un local.

Como ya vimos podemos encontrar sistemas naturales dentro de la climatización, en este caso la ventilación cruzada, que aprovecha las corrientes generadas naturalmente y para la renovación del aire (según se precisa en el Código Técnico de la Edificación en su Documento Básico de Salubridad y en el Documento básico de Seguridad de Utilización y Accesibilidad).

Por lo tanto se tiene que realizar un estudio minucioso de la zona en la que se va a instalar esta climatización, así como la climatología del lugar.

silo-406957_1920

Para ello se tienen que estudiar, por consiguiente, la orientación del edificio, las corrientes naturales generadas en torno a él y la climatología general del lugar, en todas las épocas del año, con los vientos predominantes, la probabilidad del viento, su velocidad y la temperatura media del aire.

Una vez vistos estos datos, podemos acudir a la ventilación natural como medio posible para la realización correcta de la climatización del local, apostando por energías renovables, limpias y alternativas que nos garantizan un bienestar total de los inquilinos del edificio.

De esta manera podemos comenzar a hacer alusión a la ventilación natural, cuya definición del IDAE es del aprovechamiento de las corrientes naturales para la sustitutción del aire sucio por uno nuevo para la regulación de los niveles de humedad y suciedad del ambiente, para lograr las condiciones de bienstar ideales. Nos encontramos ante un concepto utilizado en la arquitectura bioclimática que se basa en una estrategia de refrescamiento pasivo de los edificios.

Una de las formas de ventilación natural es la ventilación cruzada. Esta se genera por una , por lo que la orientación del edificio es crucial, ya que los vientos dominantes de la zona hacen que las presiones resultantes en las fachadas del edificio ayuden a la correcta ventilación de este.

Otro punto a tener en cuenta son las aberturas, que tienen que estar orientadas estratéticamente para aprovechar las presiones altas y bajas que se generan con los vientos predominantes. Además es importante poder crear flujos con velocidades óptimas basadas en la modulación de las dimensiones de las aberturas.

En definitiva hay sistemas de climatización naturales, que con un adecuado estudio del lugar y del local sobre el que actuar se puede llevar a cabo, creciendo hacia una forma sostenible de negocio u hogar, en el que, como hemos hablado en anteriores entradas, lo más importante es la mentalidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *